Loader



Recomendaciones generales para casos sospechosos y confirmados de COVID-19 que se mantienen en casa

Si tienes síntomas respiratorios leves y realizaste un viaje a las zonas de transmisión comunitaria o estuviste en contacto con casos confirmados o bajo investigación en los 14 días previos al inicio de los síntomas, mantente en casa y llama a la línea COVID-19, para que recibas orientación.

Esta acción es la más importante y responsable, ya que proteges a otros en tu entorno comunitario.

Lava tus manos frecuentemente con agua y jabón o utiliza gel antibacterial al 70%.

Se dará seguimiento y comunicación diaria con un profesional de la salud durante todo el tiempo que dure el aislamiento y cuidado en casa, por 14 días.

El profesional de la salud también deberá estar enterado del estado de salud o aparición de síntomas de los contactos.

Ubicar al paciente en una habitación bien ventilada y de ser posible solo.

En caso de ser el cuidador único de un niño menor de 5 años, puede quedarse con él, y se debe utilizar cubrebocas y lavarse o desinfectarse las manos con frecuencia. Se recomienda asimismo desinfectar frecuentemente las manos de menores de 5 años dado el contacto frecuente al tocarse la cara.

Limitar el número de cuidadores del paciente, idealmente asignar a una persona con buena salud sin condiciones de riesgo y evitar visitas extra.

Limitar el número de cuidadores del paciente, idealmente asignar a una persona con buena salud sin condiciones de riesgo y evitar visitas extra.

Limitar el movimiento del paciente fuera del cuarto y minimizar espacio compartido (como cocina o baño). Asegurarse de que los espacios compartidos estén bien ventilados (por ejemplo, con ventanas abiertas).

Los cubiertos y platos deben lavarse con agua y jabón o detergente después de su uso.

Se deben limpiar y desinfectar una vez al día las superficies tocadas con frecuencia, como mesas de noche, cabecera de la cama, y otros muebles del dormitorio. Hay que hacerlo con una solución de cloro diluido (1 parte de cloro doméstico o comercial por 99 partes de agua).

Hay que limpiar y desinfectar las superficies del baño y el inodoro al menos una vez al día, con la solución de cloro diluido (1 parte de cloro doméstico o comercial por 99 partes de agua).

Hay que evitar agitar la ropa sucia del enfermo. Procure lavar la ropa de cama, toallas de baño y toallas de mano de la persona enferma, con detergente regular y agua, o con lavadora a 60 a 90°C.

Se deben usar guantes desechables y ropa protectora (por ejemplo, bata de tela o desechable cuando se limpien o manejen superficies o ropa sucia con líquidos corporales). Hay que realizar higiene de manos antes y después de quitarse los guantes.